Estados Unidos encubre sus ataques a través del Gobierno yemení


Seguiremos diciendo que las bombas son nuestras, no vuestras” afirmó el presiente de Yemen, Ali Abdullah Saleh.

Una nueva filtración de los documentos de diplomacia de Estados Unidos, por parte de Wikileaks, afirma que: Yemen se ha responsabilizado de los diversos ataques en contra el grupo terrorista Al Qaeda, cuando en realidad eran provocados por Estados Unidos. El informe (documento 240955) revela que había un pacto previo en el cual el gobierno yemení se responsabilizaría de los ataques, con el fin de endurecer su imagen ante el resto. Aceptando ayudas económicas y militares para reforzar su poder, a cambio de que EEUU lleve a cabo su cometido.

En este documento se desglosan los diversos pactos. Petreaus accede a instruir y equipar a mas de 9000 hombres para las brigadas de la Guardia Republicana. Con el fin de evitar que los soldados norteamericanos se desvíen de su principal objetivo, combatir contra Al Qaeda. También propone que “se utilicen bombarderos que sobrevuelen en círculo el territorio yemení, fuera de vista, y actúen contra objetivos de AQAP, las siglas de Al Qaeda en la Península Arábiga. En su opinión, los misiles de crucero “no son muy precisos” y se “cometieron errores” que han causado demasiado revuelo con los “daños colaterales”, con los que se refiere a las muertes de civiles. Además se compromete a ayudar a controlar el tráfico de armas y drogas por toda la costa yemení. Para ello le permite al gobierno utilizar los inhibidores y helicópteros de la armada norteamericana. Dentro de este punto cabe destacar la ironía del presidente de Yemen cuando afirma “espero estar más satisfecho en el futuro” dejando entrever que espera un mayor compromiso de recursos por parte de EEUU.

Los pactos fueron clasificados por los diligentes como “atentados contra intereses locales y extranjeros“. Ante esta infiltración el gobierno yemeni no se hace eco de ella y expone que es “inexacta”. 

La filtración también ha facilitado las escalofriantes cifras de perdidas, tanto económicas como de civiles. El general David Petreaus confirmo que “había perdido 150 millones de dólares” [unos 115 millones de euros] para asistencia de seguridad en 2010, “un sustancial incremento sobre los 67 millones que recibió Yemen para llevar a cabo los pactos acordados”. Además la CTU, unidad contra el terrorismo, sufrió grandes bajas, muriendo cinco veces más civiles que supuestos terroristas.

Esta noticia ha causado un revuelo a todo tipos de niveles pero sobre todo una decepción general.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: