España continuará al mando de la misión en Líbano


El pasado 14 de diciembre se produjo un encuentro formal entre Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas (ONU) y la ministra de Defensa Carme Chacón. La reunión, que tuvo lugar en Nueva York, sede central de la organización, sirvió al secretario general para comunicar a la representante española la intención de encomendar a España por un año más la responsabilidad de la dirección de la operación que la organización internacional lleva a cabo en Líbano. Según las declaraciones de la ministra, este hecho no hace más que reconocer “el buen trabajo de nuestras Fuerzas Armadas”.

La misión española destacada en Líbano tomó el mando de la Fuerza Provisional de la ONU (UNIFIL) el 28 de enero de este mismo año, situando al General Alberto Asarta Cuevas como el primer español que asume la máxima dirección de una misión amparada por la ONU,  recogiendo así el testigo del ejército italiano, que dirigió la misión hasta la fecha. El relevó llego a peligrar por la intención manifiesta del gobierno italiano de mantener unos meses más la dirección que venía llevando a cabo hasta la fecha.

Aparte de los 1100 soldados españoles destacados en la zona, el General español tiene bajo su responsabilidad una fuerza formada por un total de 11500 soldados, provenientes de los 29 países que, bajo el mandato de la ONU, velan desde hace más de tres años por mantener la estabilidad del país. Estabilidad que se vio comprometida de forma grave después de la guerra que enfrentó a las milicias de Hezbolá, asentadas en el sur del país, contra el estado de Israel en los meses de julio y agosto del año 2006.

El mantenimiento del alto el fuego, decretado por la Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU, es actualmente el objetivo fundamental de las tropas desplegadas en la zona desde el comienzo de la misión. Pero también está siendo importante la labor de reconstrucción llevada a cabo en las áreas afectadas, así como la lucha contra el tráfico de armas que se produce en la frontera, y que trata de evitar el rearme de las milicias de Hezbolá. Hay que recordar que esta facción política está considerada como grupo terrorista por la lista creada por Estados Unidos a raíz de los sucesos del 11 de Septiembre de 2001.

Chacón señaló en su comparecencia ante los medios, que las ONU deberá buscar en el futuro no solo ejercer una labor de defensa, sino intervenir para fortalecer la vía diplomática entre los países con el objetivo de lograr un mayor entendimiento entre las fuerzas políticas tanto de Israel como de Líbano.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: