Estados Unidos levantará las represalias a los soldados homosexuales


El pasado 13 de octubre de 2010 la juez federal norteamericana, Virginia Phillips, mandó suspender la ley que permitía expulsar a cualquier persona que se declarase gai de las Fuerzas Armadas. La juez acusó la medida de desmesurada y anticonstitucional ya que violaba la Primera y la Quinta Enmienda y no tenía absolutamente nada que ver con el estar o no preparado para servir e el ejército. Virginia Phillips ordenó asimismo suspender todo tipo de procedimiento que permitiera el despedir a un soldado mas por su orientación sexual ya que esta ley le costó el puesto a mas de 13.500 soldados americanos.

La ley que la juez quería eliminar data de 1993 y fue aprobada por el entonces presidente Bill Clinton. Esta ley, llamada “Don’t ask,don’t tell” (DADT), “No preguntes, no digas” prohibía la participación de los homosexuales en el ejército, a no ser que mantuvieran en silencio su condición. Por tanto lo que dicha ley prohibía era la divulgación de su orientación sexual.

Durante su campaña electoral de 2008 el presidente estadounidense, Barak Obama se comprometió a acabar con esa legislación en cuanto llegara a la presidencia. El 25 de mayo de 2010 la Casa Banca aprobó la propuesta que dejaría a los soldados expresar su condición y dejó en manos del Congreso la derogación de la ley “Don’t ask don’t tell”.

La Cámara de Representantes levantó la veda que obligaba a los soldados homosexuales a ocultar su orientación sexual.

El congreso estadounidense suprimió el veto a los homosexuales en el servicio militar el pasado miércoles 15 de diciembre de 2010. Esta revocación de la anterior ley de 1993 se aprobó el la Cámara de Representantes de Estados Unidos con 250 votos a favor y 175 en contra, aunque la nueva ley está a la espera de la aprobación del Senado y del estudio pendiente por parte del Pentágono ya que se valora la decisión de abandono a gran escala de efectivos. Este estudio es la condición que ha puesto el presidente debido a la exigencia de los defensores de los derechos homosexuales que llevan varios meses ejerciendo presión en la Administración y deberá llevarse a cabo en el plazo de un año.

De ser así, sería la primera vez en toda la historia de Estados Unidos que los soldados homosexuales pudieran expresar abiertamente su condición sin represalias, lo que supondría además la mayor transformación vivida en las fuerzas armadas estadounidenses.

Durante un comunicado Obama confirmo que esta medida será beneficiaria para todos los militares y el representante demócrata, Jared Polis dijo que esta ley es “la única ley en el país que requiere que la gente sea deshonesta o que sea despedida si es que elige ser honesta”. Si esta ley no es derogada este año cabe el riesgo de que no lo sea ya que a partir del próximo año los republicanos tendrán la mayoría en la Cámara Baja y estos últimos no están de acuerdo con la participación de militares homoexuales en las Fuerzas Armadas estadounidenses.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: