Fidel Castro sufrió una grave hemorragia en un avión en 2006


Otro cable filtrado de wikileaks rompe uno de los mayores secretos de Cuba: La enfermedad que retiró a Fidel Castro del poder. Fidel Castro se niega a recibir una operación de urgencia porque limitaría su actividad pública.

Fue una hemorragia intestinal la que puso al mandatario en estado de extrema gravedad. En ese momento iba a bordo de un avión que hacía la ruta de Holguín-La Habana (trayecto que consta de 734 kilómetros) y en el cual no se encontraba ningún médico por lo que este tuvo que aterrizar de emergencia para la atención inmediata del ex presidente.

La hemorragia intestinal fue debida a una diverticulitis de colón. Fidel Castro sufría una perforación en el intestino grueso, enfermedad grave a la que el ex mandatario se opuso queriendo que solo le cortaran la parte infectada y la empalmaran al colon, el informe continua explicando que “Con el paso del tiempo, y al haberse infectado el colon, la operación falló y la parte empalmada se separó. Tuvieron que operarle de nuevo, pero se toparon con una fístula (una conexión anormal entre dos órganos), cuya existencia desconocían”.

Desde ese día sería un secreto de estado movilizando a médicos cubanos y posteriormente al español José Luis García Sabrido, Jefe de Cirugía del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, que sostuvo “que lo correcto hubiese sido una colostomía”. Castro perdió durante su recuperación 18 kilogramos y tuvo que ser alimentado a base de suero.

El 14 de Marzo del 2007 la Sección de Intereses recibió el informe del grave estado de salud de Castro por fuentes que tuvieron acceso a su historial clínico. Michael Parmly, jefe de la misión diplomática, pone de manifiesto “Castro atraviesa un estado terminal y sufrirá un inevitable deterioro de sus facultades mentales hasta el momento de su muerte. Pero no va a morir inmediatamente”.

En otros cables relacionados con la salud de Castro se barajan los posibles escenarios políticos después del mandato de este y se comentan sus ausencias y presencias, pero no se aborda su situación clínica por no disponer de suficiente información. En los despachos se preguntan ¿Qué sucederá cuando muera? Pero no prevén cambios sociales ni conflictos en cuestiones de seguridad nacional. Estos cables también aseguran que el gobierno cubano se encargará de no echar leña al fuego y “asegurar que la sociedad cubana entienda que Raúl (Castro) y el resto del Gobierno permanecen al mando”.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: