Sacudida en Nueva Zelanda, 7.2 en la escala de Richter


El sábado 3 de septiembre de 2010 un terremoto sacudió la ciudad de Christchurch en Nueva Zelanda. Este sismo ha hecho que el Gobierno declare el estado de alarma en el país a la vez ha impuesto el toque de queda después de que el terremoto haya dado 7.2 en la escala de Richter.

La fuerte sacudida ha causado daños en edificios del país así como decenas de heridos. A pesar de los daños que se valoran en 1.100 millones de euros, el Primer Ministro, John Carter, asegura haber tenido mucha suerte ya que no hubo ninguna muerte.


La policía envió 100 agentes a las zonas más afectadas por el terremoto.  Estos abrieron varios centros para atender a los afectados. La magnitud del terremoto cortó el suministro de electricidad y agua.

A pesar de la ayuda policial, está siendo difícil mantener a la gente tranquila en la ciudad. Según una emisora de radio local la gente está desesperada se grita una a otra. También ha añadido que la gente intenta llenar los depósitos de sus coches de gasolina, pero las estaciones siguen cerradas.

Por miedo a posibles replicas del sismo, el aeropuerto ha sido cerrado mientras que revisan las pistas, además los puentes y vías férreas están siendo examinadas por posibles daños.  El cierre del aeropuerto ha hecho que las estaciones de servicio, las cuales permanecen cerradas, se colapsen de persona que quieren abandonar  la ciudad.

Hacia 70 años que no se producía un terremoto de tal magnitud, además de producir daños en la segunda ciudad más importante, Christchurch, también ha dejado sin electricidad a muchas otras aldeas del país.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: