Se denuncia la caza “científica” de ballenas


Grupos ecologistas denuncian que la caza de ballenas por parte de los japoneses tiene fines comerciales y no científicos tal y como estos afirmaban.

Estados Unidos actuó como mediador en la reunión anual de la Comisión Ballenera Internacional ante la negociación llevada a cabo entre Australia y Japón.

Australia negoció apoyar la caza comercial de ballenas en aguas japonesas si Japón accedía a reducir la caza de estos mamíferos en aguas australianas de la Antártida, y este a su vez reclamó la cooperación de Australia para actuar contra las actividades de los grupos ecologistas como “Sea Shepherd”, que lleva dos años intentando detener a los pesqueros nipones.

Es necesario aclarar que a pesar de esta propuesta la caza de ballenas está prohibida en la gran mayoría de los países.

La comisión Ballenera Internacional, un organismo internacional creado en 1946 con la finalidad de regular la caza y el comercio de las ballenas, decretó en 1982 que la caza de estos cetáceos estaba prohibida. Esta comisión está compuesta por 77 países, de los cuales algunos buscan proteger y conservar a los cetáceos mientras que otros promueven la caza controlada para uso comercial.

Dentro de este último grupo forman parte Islandia, Corea y Japón aunque, si bien Islandia y Corea tomaron la decisión de intentar conseguir permisos especiales, Japón reconoció la prohibición comercial de las ballenas, con la intención de aprovecharse de la excepción mediante la cual se permite su caza con fines científicos.

Según algunos grupos ecologistas, la carne de ballena, que supuestamente cazan los japoneses con fines científicos, es vendida para su consumo y por lo tanto el objetico real de esta caza es el comercio.

Debido a esto, recientemente algunas ONG ecológicas se enfrentaron a balleneros “científicos” en alta mar, si bien dicho enfrentamiento no fue más allá de un intercambio de bombas fétidas y cañones de agua.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: