Invitación iraní a número cerrado


Ahmadinejad vuelve a hacer hablar de si una vez más.

Irán ha decidido invitar los seis embajadores de China, Rusia, Algeria, Egipto, Cuba y Unión europea a visitar la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz y el reactor de agua pesada de Arak que, según el intelligence son usados en las búsquedas sobre lo atómica.

Previsible el descontento de los Estados Unidos, a los que la invitación no ha sido ampliada (al momento “no hay ningún invitación en nuestra caja del correo”, ha dicho al New York Time el portavoz del Departamento de Estado americano,Philip J. Crowley) y que hablan de una “payasada” organizada por los mullah para apartar la atención.

Misma reacción dura llega del EU-3 (Francia, Alemania y Reino Unido) que participan en las conversaciones con Irán sobre sobre programa de enriquecimiento de uranio,ma que no han sido incluidos a la visita, y en todo caso lamentan la inutilidad de este tour en falta de técnicos especializados que, de verdad, puedan darse cuenta de qué los científicos estén preparando.


Justo en consecuencia de esta última crítica, el portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Ramin Mehmanparast, ha anunciado que los embajadores pueden estar acompañados por técnicos “nucleares” del OIEA (Organismo Internacional de Energía Atomíca) sin ningún obstáculo.

El gobierno iraní tiene, en cambio, aprovechado el turno de Hungría a la presidencia de la unión europea para invitar de ello los embajadores como representantes.

Para los observatores ,el movimiento de Teherán podría ser atada a muchos motivos.

Ante todo el nuevo ministro de los Extranjeros actual, Alas Akbar Salehi, jefe del programa nuclear iraní y “fiel” del presidente, que Manuchehr Mottaki ha reemplazado, de repente, aunque no sorprendentemente, despedido él pasado 13 de diciembre, después de haber entrado en ruta de colisión con Ahmadinejad en el ámbito de una lucha subterránea entre las varias facciones de la frente conservadora.

Salehi tiene que reenvidar la iniciativa, sucesivamente también a la consolidación de las sanciones de parte de la comunidad internacional ocurrida en el junio de 2010, que han puesto de rodillas el país. Piensamos, por ejemplo, en el aumento del 400% del carburante, que a fin diciembre ha provocado una huelga de los transportadores que ha paralizado como la República islámica no se vio de décadas.

Quizás los ayatollahes tratan de demostrar “buena voluntad” y colaboración.

Otro motivazione,mas plausible, es que el régimen iraní esté intentando ablandar China y Rusia a la víspera de la cumbre de Istambul, organizado por el 22 y 23 de enero entre Theran y el grupo” 5+1″, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Rusia, China y Alemania, sobre el expediente nuclear iraní.

O bien, una vez más, sólo es una maniobra tensa a dividir la formación diplomática y ganar tiempo.

Sobre el expediente continúan, mientras tanto, a filtrar indiscreciones. De un cable difundido por Wikileaks ha emergido que al final del 2009 el presidente Ahmadinejad estuvo listo a aceptar una propuesta dell’ OIEA ,la entrega de parte del uranio advenedizo al 3,5%, pero ha hecho marcha atrás porque temió los ataques de los conservadores.

Es “un gesto para generar confianza por parte de la República Islámica y se ha hecho con buena voluntad”, ha dicho el portavoz Mehmanparast,”Así pues, debería ser considerado como una oportunidad y un paso positivo”.

China y la Unión Europea ya han declinado la invitación y algunos diplomáticos dicen que los gobiernos de varios países occidentales están intentando convencer a Rusia de que haga lo mismo.

Otras voces dicen que el Unión europea está lista a aceptar la invitación, pero sólo después de la cumbre de Istambul.

La fecha sobre la invitación indica este week end,il 15 y 16 de enero, no nos queda que ver cómo irá.

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: