Aviones no tripulados atacan en Pakistán


El pasado 12 de enero al menos tres milicianos talibanes resultaron muertos y dos más heridos  en un ataque realizado al  noroeste de Pakistán por un avión no tripulado, perteneciente el ejército de los Estados Unidos. Según fuentes oficiales pakistaníes, los fallecidos, de los que todavía se desconoce su identidad, tendrían procedencia “extranjera”. Posiblemente de origen árabe o centroasiático, los milicianos serían supuestos miembros combatientes milicianos pertenecientes a la red terrorista internacional de Al Qaeda.

Este tipo de ataques selectivos se han multiplicado en gran número en los dos últimos años y  costaron la vida, solo en 2010, a más de 650 personas, marcando como principal objetivo a miembros terroristas y supuestos colaboradores de la insurgencia afgana refugiados en Warizistán del Norte, región fronteriza con Afganistán.

El gobierno estadounidense afirma que este tipo de estrategias están ayudando a afianzar la victoria de la misión internacional (ISAF) desplegada en Afganistán desde el año 2001. Misión, que por otro lado, se ha visto entorpecida en numerosas ocasiones por las malas relaciones y la falta de colaboración de los países fronterizos con el territorio afgano, como Irán, que claramente se muestra en contra de las políticas exteriores practicadas por Estados Unidos.

Los ataques llevados a cabo con aviones no tripulados, también conocidos como “drones”, han sido objeto de numerosas críticas incluso por personalidades americanas tan importantes e influyentes como la activista Jody Williams, Premio Nóbel de la Paz en el año 1997. En declaraciones realizadas  el pasado año, Williams afirma que “EEUU está usando ‘drones’ para atacar Pakistán, un país que no ha declarado ninguna guerra”. Sin embargo, pese a que en el pasado Pakistán mostró su descontento ante este tipo de hechos, actualmente los ataques están avalados y respaldados por el gobierno del estado pakistaní, acusado duramente en numerosas ocasiones por la administración americana de falta de firmeza a la hora de atacar las milicias talibanes refugiadas en su territorio.

Estados Unidos aporta en la actualidad miles de millones de dólares a Pakistán para financiar la lucha contra el terrorismo, pese a que el general Ashfaq Kayani, jefe del ejército, supuestamente no oculta su simpatía hacia los talibanes que utilizan el país como bastión de la resistencia.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: