Se intenta llegar a un acuerdo sobre un aumento en el fondo de rescate


Los ministros de la eurozona se reunirán el lunes 17 de enero para decidir sobre el futuro del fondo de rescate. La decisión a tomar es si aumentar el fondo actual de 750.000 millones de euros creado en mayo para los países con problemas para solventar su deuda.

El presidente de la comisión europea, José Manuel Durao Barroso lanzó un comunicado a los estados miembros haciendo ver la necesidad para que se adopte una decisión sobre el asunto con el respaldo también del presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, que hacía hincapié en la necesidad de mejorar de forma “cualtitativa y cuantitativa” el diseño del fondo de rescate.

Intentarán superar los peros que ponen Alemania y Francia que no ven necesario la urgencia impuesta en la toma de decisión y creen que se debería esperar al Consejo Europeo de primavera tal y como ha expresado el ministro de finanzas alemán Wolfgang Schäuble.

La institución monetaria con sede en Fráncfort aboga por permitir que el fondo compre bonos soberanos de los países periféricos de la zona euro como medida para amortiguar las subidas de los mismos, así como un incremento de la capacidad real de financiación del fondo y el recorte de los elevados intereses que deben pagar los países receptores de ayuda.

La discusión se centrará en duplicar la contribución al fondo de rescate de 750.000 millones de euros a 1,5 billones. Otras fuentes aseguran que la solución podría ser el no poner un límite al fondo para que la capacidad de actuación sea ilimitada. Con estos métodos intentan disipar el miedo en los mercados de si habrá suficiente dinero en caso de que España no pueda afrontar su deuda.

El gobierno español considera “todo lo que haga más sólido el mecanismo es bueno para la UE y por tanto para España”. Por su parte, España reclamó el pasado diciembre flexibilizar el fondo para poder comprar bonos y dar líneas de crédito a países en apuros.

Otra opción sería aumentar la capacidad de financiación del fondo sin subir el tope de 750.000 millones de euros que es la que parece preferir Alemania y Francia. Actualmente el fondo de rescate está dotado con 440.000 millones de euros, a los cuales hay que añadir la aportación con cargo al presupuesto comunitario gestionada por la Comisión Europea y la contribución del Fondo Monetario Internacional, hasta sumar 750.000 millones.

Sin embargo, la Unión Europea ha reconocido que la capacidad del mismo es menor, debido a que necesita mantener una cantidad de capital para conservar la mejor calificación a la hora de acudir al mercado a por financiación.

Alemania y Francia están totalmente en contra de Durao Barroso en su reclamación por el aumento del fondo y creen que la difusión de esas declaraciones solo provocará confusión.

“Tiene sentido reforzar el mecanismo actual porque todavía estamos viviendo momentos de inestabilidad en los mercados“, explicó Barroso el miércoles. A su juicio, la ampliación del fondo de rescate “daría garantías a los mercados de que la estabilidad de la eurozona no está en cuestión y de que el euro sigue siendo una moneda estable y fuerte”.

“Con esto no queremos dar a entender de ninguna manera que lo utilizaremos para el país A o para el país B”, resaltó el presidente de la Comisión. “Es una medida de precaución que tiene sentido en la medida en que tenemos una moneda común con diferentes posiciones fiscales y presupuestarios”, agregó.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: