Próximo nuevo país africano, Sudán del Sur


Ayer día 15 de Enero, finalizó el referéndum que determinará la creación de una nueva nación independiente de Sudán.

El referéndum de independencia que está teniendo lugar estos días, lo determinará la sociedad que habita en las regiones que componen el Sur de Sudán. La realización de este referéndum, es la única cuestión abordada por el actual gobierno Sudanés ya que, gestiones de vital importancia para un nuevo estado como un plan de economía, las fronteras, la democracia y la repartición de la deuda externa no han sido aludidas por el momento.

La masiva participación que está teniendo el referéndum, augura el resultado de un “si” sobre la independencia del sur, pero los resultados no saldrán a la luz hasta la mitad del próximo mes de Febrero. El actual presidente del país, Omar al-Bashir ha afirmado, aceptará rotundamente el resultado de las elecciones.

El problema está en que no es tan sencilla la declaración de un nuevo estado. Sudán del Sur, que no es el nombre definitivo ni decidido para la futura nación, tendrá su capital en la ciudad de Juba, pero…¿ cualés serán sus fronteras? ¿quién aportará capital para el nuevo gobierno? …

Estas preguntas podrían llevar al país a sufrir enfrentamientos bélicos entre opiniones. Existe ya, un conflicto interno, en la determinación las fronteras, ya que se encuentra entre ambas partes la región de Abyei, reconocida por su prestigiosa abundancia en petróleo

La población de la región de Abyei se encuentra profundamente dividida por las diferentes opiniones sobre su futuro, si deben permanecer con la parte Norte, o independizarse con el Sur. Este dilema ha causado enfrentamientos violentos internos, dejando mas de 30 víctimas mortales entre el pueblo de Misseriya, que en su mayoría prefieren mantenerse con el norte, frente al pueblo Dinka Ngok que declinan en la independencia del sur.

Serán los habitantes de esta región, los que democráticamente decidirán a que parte pertenecerán. Esta decisión será determinante para la creación del nuevo estado, ya que, el capital que ofrece el petróleo que existe en Abyei, seria clave en el nacimiento de Sudán del Sur, pero de lo contrario, este dependería absolutamente de la ayuda externa, principalmente de países europeos norteamericanos, o del FMI.

Estas ayudas serán imprescindibles contando con la deuda externa actual del país , pero no ha determinado la repartición de la herencia , una deuda que suma en total 35.000 millones de dólares, principalmente recibidos entre los años 70 y 80.

Esta situación no es nueva, la difícil emergencia de un nuevo país que cuenta con las dificultades de un país en vías de desarrollo, y las potencias occidentales se aprovechan de la fragilidad al mismo tiempo que intentan negociar rápidamente los recursos naturales que el nuevo estado ofrece. Sudán del Sur va a tener un nacimiento difícil, que dependerá su triunfo de la democrática realización de ambas elecciones, y de un apoyo incondicional para el correcto desarrollo de todo ello de los países desarrollados que quieren mediar y participar en la ayuda.

Anuncios

Acerca de Elsa Irigoyen
Estudiante de Comunicación para las RRII de la Universidad Europea

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: