Cuba reprocha a Obama


Desde que el presidente Barack Obama tomase la decisión de flexibilizar las restricciones para viajar a Cuba el pasado viernes se ha suscitado el revuelo con opiniones tanto escépticas como aprobadoras.

No sólo dentro del Congreso norteamericano sino fuera del mismo se ha valorado la decisión del Gobierno. Declara que deben contribuir a que se produzca un acercamiento con el pueblo cubano. Obama ordenó más concretamente facilitar los viajes académicos, culturales y religiosos con objeto de esa aproximación.

Las medidas permitirán a cualquier estadounidense,además, enviar hasta 2.000 dólares anuales a cubanos que no ostenten altos cargos en el gobierno ni en el partido comunista según la agencia EFE. También está dentro de sus medidas permitir que cualquier aeropuerto de EE UU pueda solicitar licencia para operar vuelos fletados.

Académicos y religiosos no precisan de licencia del Departamento del Tesoro. Será suficiente con una carta de invitación de un evento o de una entidad para viajar a la Isla. El presidente especificó que cualquier aeropuerto podría solicitar poder volar al país cubano. Es decir, se ampliará el número de aeropuertos que podrán ofrecer vuelos a Cuba o desde Cuba.

Las primera reacciones a las medidas anunciadas conocidas del país receptor las consideran insuficientes. El portal oficialista Cubadebate señala que “el consenso de amplios sectores del pueblo norteamericano a favor de un cambio de política hacia la Isla.” A pesar de esta afirmación, consideran que Obama únicamente ha retomado las políticas llevadas por Clinton. En ellas el Ex-presidente estableció contactos que facilitaban los intercambios estudiantiles, académicos y religiosos. Estas medidas fueron derogadas por George W. Bush en 2003. Bien es verdad que admite que se trata de una medida “positiva” aunque limitada.

La Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA ) sí ha visto con buenos ojos las medidas y las consideran favorables para romper barreras entre cubanos y americanos.

También hay que analizar la derrota que ha supuesto para los republicanos. Desde el primer momento reiteraron su deseo de endurecer la política con Cuba.

El presidente norteamericano que ya había suavizado las medidas para aproximar a los cubano-estadounidenses ahora avanza ampliando el sector de ciudadanos que puede aprovecharse de estas ventajas. Considera que “estas acciones, combinadas con la continuación del embargo, son pasos importantes en obtener la meta compartida de una Cuba que respete los derechos básicos de sus ciudadanos.”

Anuncios

Acerca de Beatriz Jacoste
Estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad Europea de Madrid

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: