El sueño de Obama truncado de nuevo


La Cámara de Representantes estadounidense, controlada por la oposición republicana, ha votado a favor de la derogación de la ley de la reforma sanitaria con 245 votos a favor y 189 en contra. Aún así, todavía debe ser ratificada por el Senado, donde no es muy previsible que ocurra, al estar compuesto por una mayoría demócrata (53 escaños demócratas frente a 47 republicanos).

La sesión ha contado con una participación plena, a excepción de la congresista Gabriel Grifords, herida en el tiroteo del 8 Enero en Tucson (Arizona). Los republicanos de la Cámara Baja han contado con el apoyo de tres demócratas, Mike Ross, Dan Boren y Mike McIntyre, que previamente habían votado a favor de la ley, apoyando al actual presidente Barack Obama.

Los argumentos que manejan los republicanos estadounidenses para rechazar un sistema sanitario público son dos: la reforma se traduciría en un ahorro del sector público, frenando una subida de 770.000 millones de dólares en los impuestos a los ciudadanos y una reducción del gasto de 540.000 millones de dólares.

“La derogación significa allanar el camino para una mejor solución que reducirá los costes sin destruir empleos o llevar a la bancarrota a nuestro Gobierno. La derogación significa mantener nuestra promesa: esto es lo que dijimos que íbamos a hacer”, alegó el presidente de la Cámara de los Representantes, John Boehner, según ‘The Washington Post’.

“Es significativo que lo primero que aparece en su lista de ‘cosas pendientes’ es devolverle el poder a las grandes compañías de seguros sanitarios“, afirmó Jim Manley, portavoz del líder del Partido Demócrata en la Cámara Alta, Harry Reid. Los ciudadanos estadounidenses están muy divididos respecto al tema, y muchos ven en esta ley una forma de intromisión del gobierno, inconstitucional y no deseada.

Si la derogación ha sido favorable, se debe en parte a los resultados de las elecciones legislativas del pasado Noviembre, en las que los republicanos ganaron en la Cámara Baja. Esto se tradujo en un menor control por parte de los demócratas en los asuntos internos del país, aun que siguen al mando en las decisiones en asuntos exteriores.

Es la mayor reforma política realizada desde la década de los 60 en Estados Unidos, una de las más antiguas democracias que aún no cuenta con un sistema de protección sanitario público, siendo este una de las características primordiales de una sociedad de bienestar: la garantía de una cobertura sanitaria mínima y universal.  La reforma sanitaria fue promulgada el 30 de Marzo de 2010 por Obama, y de ser derogada, supondría una de las derrotas legislativas más sangrantes para su carrera política, y uno de los peores varapalos para el presidente que llenó al mundo de esperanza.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: