Silva reelegido presidente de Portugal


El candidato conservador, Aníbal Cavaco Silva, del partido Partido Socialdemócrata gana en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Portugal el día 23 de Enero. Silva obtuvo el 53% de los votos. Esta mayoría absoluta garantiza su proclamación para un segundo mandato sin necesidad de una segunda vuelta.

El presidente luso afirmó ser “el presidente de todos los portugueses, sin excepción”, así apuntó en su primer discurso tras la victoria. También manifestó su intención de luchar contra los graves problemas sociales y económicos que afronta su país.

Silva añadió que tras una campaña electoral marcada por la crisis económica y carente de debate político en la que han predominado las críticas y acusaciones, estos resultados representan la victoria “de la verdad sobre la calumnia”.

La otra gran protagonista de la jornada ha sido la abstención ciudadana que ha alcanzado el 53%. El frío y algunos problemas con el sistema informático y los nuevos carnés digitales adoptados por Portugal en 2007, unido a la dinámica de la campaña electoral pudieron contribuir a esta falta de participación.

El principal rival de Silva, Manuel Alegre, ha conseguido el 19.7% de los votos. Este candidato independiente contaba con el apoyo del Partido Socialista del primer ministro, José Sócrates.

El diálogo entre el ejecutivo conservador y el poder legislativo socialista se distanció durante el pasado mandato traduciéndose en una falta de consenso ante las medidas económicas necesarias para mejorar la delicada situación económica que atraviesa Portugal. Además a este hecho se suma la potestad del presidente de la República quien aun careciendo de poderes que le permitan participar de manera activa a la hora de trazar un plan de gobierno, puede tomar decisiones que impliquen la disolución del Parlamento, como ocurrió durante el mandato de Jorge Sampaio.

En la actualidad la reconciliación entre conservadores y socialistas es necesaria para crear políticas que mejoren la delicada situación económica que atraviesa Portugal,. Por este motivo, el primer ministro portugués, José Sócrate, ha dicho que “Gobierno y presidencia deben trabajar de forma conjunta para superar los problemas del país” y añadió: “los portugueses han apostado en la estabilidad política y la continuidad”.

Los grandes retos que esperan a Silva en este nuevo mandato son afrontar el grave endeudamiento del país y el alto índice de desempleo. A esto se une, las presiones desde Bruselas para que el país luso cumpla con su reducción del déficit público ya que en caso contrario, el Fondo de Estabilización Europeo intervendrá tal y como ha ocurrido en Grecia o Irlanda.

Anuncios

Acerca de Ana Elena Sancho Calvino
Estudiante de Relaciones internacionales en la Universidad Europea de Madrid

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: