Teherán suspende la pena capital contra Sakineh


Las autoridades iraníes han decidido suspender la pena de muerte dictada contra Sakineh Mohammadi Ashtiani, la mujer que inicialmente había sido sentenciada a morir lapidada por adulterio y posteriormente condenada a la horca por haber sido cómplice del asesinato de su marido, según informó la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento iraní.

En una carta a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, el líder de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento iraní, Zohre Elahian, ha asegurado que la condena a lapidación aún no ha finalizado “está suspendida de momento” después de que los familiares de su marido hayan decidido perdonarla, “aunque sigue condenada a diez años de cárcel”. Ashtiani, reconoció la agencia de noticias ISNA, había sido “condenada a lapidación por los cargos de adulterio y asesinato de su marido”.

Sakineh Mohammadi Ashtiani, madre de dos hijos, lleva presa desde 2005. En mayo de 2006 fue condenada a recibir 99 latigazos por mantener una “relación ilícita” con dos hombres. Con posterioridad, fue declarada culpable de tener una “relación extramatrimonial” y condenada a morir por lapidación. El Tribunal Supremo confirmó la condena a muerte por adulterio el 27 de mayo de 2007 y  el 4 de agosto de 2010, comenzó una nueva revisión de esta condena a muerte, aunque el objetivo de tal medida parece haber sido reducir la presión internacional sobre las autoridades iraníes.

A finales de agosto el fiscal general de Irán, Gholam-Hosein Mohsení-Ejeí, había respaldado la versión del caso Ashtianí con la que el Gobierno de Mahmud Ahmadineyad buscaba defenderse de las críticas internacionales a la lapidación y había explicado que Sakineh iba a morir en la horca “porque ha sido encontrada culpable de asesinato (de su marido) y esa condena precede a la de adulterio”. Esa fue la primera noticia que se tuvo de que Sakineh había sido condenada por asesinato ya que ningún tribunal había pronunciado una nueva sentencia después de que el poder judicial anunciara que se iba a posponer su lapidación porque iba a revisarse su caso.

Irán sigue teniendo uno de los índices de ejecución más altos del mundo. En 2009 fueron ejecutadas más de 388 personas, al menos 14 de ellas públicamente y al menos una mediante lapidación. Cinco de estas personas ejecutadas lo fueron por delitos cometidos cuando tenían menos de 18 años. Al menos 7 mujeres y 3 hombres siguen actualmente en riesgo de ser lapidados en cualquier momento, y más de 135 jóvenes podrían ser ejecutados por delitos supuestamente cometidos siendo menores de edad. Desde 2002, al menos 6 mujeres han muerto lapidadas en Irán bajo la acusación de haber cometido “adulterio estando casadas”.

Anuncios

Acerca de Ana Díaz
Estudiante de Comunicación para las RRII de la Universidad Europea de Madrid

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: