Europa, la salvación de Irlanda


85.000 millones de euros. Tras la aprobación este domingo en Bruselas, las bolsas europeas arrancan con tendencia al aumento. La Unión Europea aprobó la ayuda para Irlanda por

La bolsa recoje esa subida porque las medidas satisfacen a los mercados europeos

La Eurozona trató de solucionar los problemas de la región, al anunciar una ayuda a Irlanda por valor de 85.000 millones de euros y aclarar la contribución que realizarán los inversores privados en las futuras crisis a partir de 2014.

Los ministros de Finanzas europeos protagonizaron mediante estos dos acuerdos el enésimo intento de frenar la deuda de Irlanda, Portugal y España, que alcanzaron máximos históricos en los últimos días.

La ministra de Economía y Hacienda española, Elena Salgado, se mostró optimista sobre la acogida que ofrecerán los inversores a los dos acuerdos, y su reflejo sobre la deuda española.

Según explicó Salgado, los inversionistas sólo tendrán que asumir una reestructuración de la deuda “en último caso”, cuando un país que hubiera recibido la ayuda de sus socios fuera incapaz de hacer frente a sus obligaciones de pago. En este sentido, Salgado explicó que la propuesta aprobada satisface a España, al ser “mucho más clara”, “limitada” y “prudente de que lo que se venía diciendo estos días”, en referencia a las presiones de Alemania para que los inversores y no los contribuyentes se hicieran cargo de los futuros rescates de países.

También con el fin de calmar las preocupaciones de los mercados, los titulares de Finanzas europeos anunciaron la aprobación del rescate de Irlanda, a falta de pactar el interés que deberá abonar Dublín, que según Salgado será algo superior al de Grecia (5,2%), dependiendo del plazo de devolución, que ella anunció en 7 años y medio.

Los ministros acordaron el volumen de la asistencia financiera, que ascenderá a los 85.000 millones de euros, aunque Irlanda facilitará 17.500 de ellos, por lo que el préstamo real  suma los 67.500 millones de euros.

De esa cantidad, el Fondo Monetario Internacional aportará 22.500 millones y el resto corresponderá a la Unión Europea, mientras que España contribuirá con avales por valor de 2.600 millones de euros. Unos 35.000 millones del total serán destinados al maltrecho sector bancario irlandés, mediante aportaciones de liquidez por valor de 10.000 millones, junto a un fondo de contingencia por valor de 25.000 millones para necesidades adicionales que pudiera tener. De esta forma, los bancos irlandeses contarán con liquidez para poder dar préstamos a las PYMES y al sector privado, y con ello se pretende reactivar la economía del consumo.

Ante la crudeza de la situación irlandesa, los Veintisiete también decidieron ampliar un año, hasta 2015, la fecha límite para que Irlanda reduzca su déficit, que este año superará el 32% del PIB, hasta el 3% que marca el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. El programa de asistencia financiera a Irlanda se basará en tres pilares fundamentales: La reestructuración inmediata del sector financiero, un programa de saneamiento fiscal y una agenda de reformas, especialmente del mercado laboral, destinadas a impulsar el crecimiento. El Gobierno irlandés se mostró hoy satisfecho con los términos del acuerdo, que “es el mejor trato posible para Irlanda”.

Debemos destacar que Irlanda es el segundo país de la zona euro que recibe dicho apoyo, seis meses después de Grecia.

Por otra parte, el primer ministro irlandés Brian Cowen confirmó que “el gobierno ha hecho una solicitud a la Unión Europea y que han aceptado”.

En una declaración oficial, los ministros europeos de Finanzas consideraron que la ayuda a Irlanda está “justificada” para “salvaguardar la estabilidad financiera en la UE y la zona euro”. Empleando los mismos términos, el Banco Central Europeo (BCE) saludó el pedido formulado por Dublín.

El objetivo prioritario de la UE es evitar un contagio a otros países frágiles de la eurozona, como Portugal o España, altamente endeudados.

La dimensión internacional que ha tomado esta crisis quedó patente en las conversaciones que mantuvieron también este domingo los ministros de Finanzas del G7 (EEUU, Japón, Canadá, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia).

A cambio del rescate, la UE exigirá a Irlanda que “reestructure” su sistema bancario y otros esfuerzos presupuestarios.

El gobierno debe anunciar a principios de semana su plan de rigor cuatrienal que busca ahorrar 15.000 millones de euros, es decir casi el 10% del conjunto del Producto Interior Bruto (PIB) irlandés.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: