Japón y la catástrofe natural


El pasado viernes 11 de marzo, una de las catástrofes naturales más peligrosas de la historia ocurrió a 400 km de la ciudad de Tokio, Japón.
Un seísmo de 8.9 grados, cuyo epicentro se localizó a 130 km de la costa noreste de Japón, provocó un Tsunami con olas de alrededor de 10 metros que arrasaron con cualquier cosa que estuviese en su camino, incluyendo casas, barcos, puentes…

Este Tsunami ha provocado un gran número de heridos, muertos y desaparecidos aunque todavía no se sabe con exactitud.
Como poco 50 países, entre ellos México, están avisados de peligro de tsunami.

Japón ha solicitado al gobierno estadounidense ayuda militar para las labores de rescate debido al desastre natural que asoló esta zona hace unos días. Fue el canciller Takeaki Matsumoto el encargado de hablar con el embajador de Estado Unidos en Japón, John Roos, con el fin de obtener ese apoyo.

A su vez, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama explicó que su gobierno apoyaba a Japón y que estaba trabajando para enviar toda la ayuda necesaria y que, por otra parte, el personal de la embajada estadounidense en dicho país había sido desalojado.

Estados Unidos está interesada en dar ayudas a Japón, ya que, es un importante aliado estratégico que le proporciona grandes beneficios.
Por otro lado, el país americano también cuenta en Japón con un gran número de bases militares.
Otro de los puntos claves por los que Estados Unidos está interesado en apoyar a Japón, es porque cree que estas ayudas le servirá para ejercer control sobre China, una de las primeras potencias mundiales.
Estados Unidos se beneficiará de la  reconstrucción de Japón a través de grandes contratos y de nuevas relaciones comerciales a su favor.
A pesar de que el país nipón es una potencia fuerte, necesitará estas ayudas, de hecho, ya las está reclamando.

Entre las construcciones dañadas por el seísmo destaca la planta de energía nuclear de Fukushima.
Dicha planta tiene fisuras en su estructura por las que se está filtrando la radiación, esto dió lugar a que el gobierno japonés pidiera a las personas que se alejasen como mínimo tres km alrededor de la planta y que evacuasen la zona.

Este desastre también está teniendo incidencia en la producción petrolífera, debido a que se espera que Japón demande menos cantidad de petróleo, recortándose hasta en un 10% su consumo.

En Londres, el barril de Brent ha llegado a costar cinco dólares menos que el lunes, y algo parecido ocurre en Estados Unidos, donde el barril se ha abaratado casi cuatro dólares, por lo que se puede afirmar que el precio final del petróleo se verá afectado por fenómenos similares a los acontecidos en Japón o por las revueltas en Libia y Bahréin.

Por otra parte, los países de la OPEP, se han visto obligados a compensar la disminución de la extracción de petróleo de estos países africanos, que se encuentran en una situación política adversa.
Al mismo tiempo, si se mantiene este precio del petróleo, unido a fenómenos como la subida de intereses, provocará que la recuperación económica de los países desarrollados sea todavía más complicada.

En resumen, en la economía global actual existen muchos factores: naturales, políticos…que inciden sorpresivamente en ésta, y que son imposibles de predecir ni cuantificar, ni siquiera por los economistas más prestigiosos del mundo.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: