Nuevas medidas en Japón


El primer ministro japonés, Naoto Kan, anunció el pasado 10 de mayo, que su Gobierno revisará la política energética del país, que hace un uso escaso de las renovables y depende mucho de la nuclear. Kan señaló que la energía nuclear y la procedente de combustibles fósiles han sido claves en el desarrollo y economía de Japón, pero ha añadido que, a partir de ahora, debe poner mas empeño en energías como la solar y otras renovables.

“En cuanto a la energía eólica y solar, nuestro país está retrasado, así que vamos a abrir el camino en este sentido, como están haciendo otros países occidentales”, ha destacado el primer ministro.

Dejando a un lado el nuevo plan de energías renovables, el primer ministro japonés anunció esa misma semana, que renunciaba a su sueldo de mandatario, aunque conservará el que le corresponde por ser diputado, mientras dure la crisis nuclear que vive Fukushima desde el pasado 11 de marzo, según fuentes nacionales.

“Voy a continuar cobrando mi retribución como miembro del Parlamento, pero no la relativa al cargo de primer ministro ni sus primas correspondientes”, ha explicado Kan en una rueda de prensa.

Por otro lado, Kan ha explicado que de momento no hay fecha para la aprobación de la segunda parte del presupuesto extraordinario con el que el Gobierno tiene que hacer frente a los gastos para la reconstrucción de las zonas devastadas por el terremoto y tsunami del pasado 11 de marzo. Esta segunda partida presupuestaría es necesaria para complementar la primera, de 32.700 millones de euros (48.500 millones de dólares) y aprobada el pasado 30 de abril, destinada a la fabricación de viviendas temporales para las personas que se quedaron sin hogar y para la retirada de escombros.

Asimismo,en los últimos días,la compañía Tokyo Electric Power (TEPCO), operadora de la central atómica, reportó pérdidas económicas por más de 15 mil millones de dólares, las más graves de su historia, a la vez que anunció la dimisión de su presidente, Masataka Shimzu, quien asumió la responsabilidad por el desastre nuclear, reportó la agencia de noticias Kyodo.

Se trata de la mayor pérdida neta registrada en la historia por una compañía nipona no financiera, empujada por los números rojos extraordinarios de 12 mil 631 millones de dólares a causa de la crisis nuclear en Fukushima.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: