Los rebeldes libios avanzan sobre la ciudad de Brega


Un ciudadano de Brega contempla el impacto de una mina

Tras cinco días de combate, los rebeldes libios afirman que el grueso de las tropas leales al régimen de Muamar Gadafi ha sido expulsado de Brega, un importante enclave petrolero situado al este de Libia.

A pesar del optimismo de las milicias rebeldes ante el avance, todavía no han logrado hacerse con el control total de la zona ya que las tropas gadafistas lograron minar los alrededores y algunas zonas del interior de la ciudad.

Desde que las fuerzas rebeldes han visto en la exportación de petróleo una buena manera de combatir y atacar al régimen de Gadafi, la ciudad de Brega se ha convertido en un campo de batalla. Según Shamsiddin Abdulmolah, un portavoz de los insurgentes, ya han muerto al menos 10 guerrilleros y han resultado heridas más de 170 personas en ambos lados.

La parte principal de las tropas gadafistas, que mantenían el control de Brega desde marzo, se ha retirado a Ras Lanuf, otra importante instalación petrolera situada al oeste del país. Sin embargo, el repliegue no ha sido sinónimo de rendición para los militares de Gadafi, ya que han frenado el avance de los rebeldes mediante la colocación de miles de minas terrestres tanto en el interior de la ciudad como en el desierto que la rodea. Además, el portavoz de las fuerzas rebeldes afirma que el régimen de Gadafi se ha encargado de ordenar un lanzamiento masivo de cohetes desde la ciudad de Bishr.

Todavía permanecen en Brega alrededor de unos 200 soldados de Gadafi, sin embargo no supone una amenaza para las fuerzas rebeldes ya que se encuentran encerrados en unos edificios cercanos a la ciudad. “No tienen agua ni comida y no podrán dormir. Es cuestión de tiempo que entren en razón. Queremos evitar un baño de sangre” declaró Shamsiddin Abdulmolah.

Lo cierto es que, en las últimas semanas, los rebeldes libios están realizando algunos avances sustanciales en su lucha contra el régimen de Muamar Gadafi y la ciudad de Brega no ha sido el único lugar donde esos progresos se han hecho evidentes. En algunas zonas del oeste de Libia, los combates se han intensificado y los rebeldes han logrado controlar los alrededores de Bir Ayad, una ciudad estratégica para el acceso a Trípoli, capital del país y bastión del dictador libio.

Se sabe que si al final las fuerzas rebeldes logran controlar totalmente la ciudad de Brega, su próximo objetivo será Gharyan, otro feudo del régimen de Gadafi situado a escasos Kilómetros de Trípoli. A pesar del apoyo de la OTAN, que mantendrá sus ataques en el país africano hasta que finalice el conflicto, la financiación y reconocimiento del Consejo Nacional de Transición (CNT) por parte de algunos países como Estados Unidos y el envío de armamento desde Francia, los rebeldes siguen teniendo dificultades para derrocar al inagotable régimen de Gadafi. Según fuentes hospitalarias, el pasado 17 de julio seis guerrilleros rebeldes murieron en Misrata, bastión de los insurgentes en el Oeste del país, como consecuencia de un ataque de las brigadas de Gadafi.

(Silvia Encinar)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: