Los Murdoch se disculpan y declaran que desconocían la trama de espionaje


El dueño de News International, Rupert Murdoch (derecha) y su hijo James (izquierda)

El dueño de News International Rupert Murdoch, compareció junto a su hijo James ante la Comisión de Cultura del Parlamento británico el pasado martes 19 de julio, para desmentir su implicación y responsabilidad ante el último escándalo desatado por la práctica de escuchas ilegales y supuestos sobornos a policías que se llevó a cabo en “News of the World” (NoW), uno de los periódicos de su imperio mediático.

El magnate australiano y su hijo, que actualmente es presidente de News Corporation en Europa y Asia, han reconocido sentirse humillados y avergonzados por la trama de espionaje que se empezó a descubrir en el año 2005, cuando el tabloide británico publicó una información confidencial sobre el Príncipe Guillermo.

A pesar de la exculpación y el perdón, ambos han repartido la culpa entre sus trabajadores y han afirmado que News of the World es solo una pequeña parte de su empresa y que por ello no presentarán su dimisión. “No he pensado en dimitir. Me decepcionaron personas en las que confiaba y traicionaron a la compañía. Soy la mejor persona para arreglar esto” indicaba Rupert Murdoch al final de la sesión.

El interrogatorio público de la Cámara de los Comunes, duró más de tres horas y se suspendió durante quince minutos tras un intento de agresión hacia Rupert Murdoch. El individuo que irrumpió en la sala lanzando espuma de afeitar sobre el magnate, recibió una bofetada de la mujer del mismo y fue expulsado por la policía.

Tras el incidente, Rupert Murdoch reconoció su conmoción ante el caso de Milly Dowler, la niña secuestrada y asesinada en el año 2002 y víctima, asimismo, de la trama de espionaje de “News of the World”, ya que se sabe que un detective privado del periódico accedió al buzón de móvil de la desaparecida e incluso llegó a borrar algunos mensajes, perjudicando a la investigación  del caso y generando en sus padres falsas esperanzas de que aún permaneciera con vida.

Unos minutos después de la comparecencia de los Murdoch, la ex directora ejecutiva de News International,Rebekah Brooks, admitió ante el Parlamento británico que se recurrió al servicio de detectives privados en varias ocasiones para conseguir información confidencial. La que fue mano derecha de Rupert Murdoch, indicó al mismo tiempo que el uso de estos detectives sólo se llevó a cabo durante el tiempo en el que fue responsable de “News of the World” (NoW) y no en el año 2003, cuando pasó a dirigir ‘The Sun’, otro tabloide británico del imperio de Murdoch.

Brooks justificó el empleo de investigadores privados alegando que durante los años 90 y principios de la década del 2000 era una práctica común en buena parte de la prensa británica.

La periodista que fue detenida e interrogada por Scotland Yard el pasado domingo, también pidió disculpas por el escándalo de las escuchas ilegales y aseguró que el cierre de “News of the World” fue una iniciativa colectiva; “tomamos todos juntos la decisión de cerrar News of the World, Rupert Murdoch incluido” aseguró Brooks.

Por otra parte, sir Paul Stephenson, ex jefe de Scotland Yard, en una intervención anterior a la de Rebekah Brooks, declaraba que no ha dimitido con la intención de perjudicar al Primer Ministro británico, David Cameron, al que se vincula directa e indirectamente en el escándalo ya que su jefe de prensa hasta enero, David Coulson, fue uno de los directores de”News of the World” durante la época de los pinchazos telefónicos.

A pesar de la expectación generada tanto en el Reino Unido como en el panorama internacional, la comparecencia ante el Parlamento británico no fue vinculante, y puede que el magnate Rupert Murdoch y su hijo James tengan que volver a dar explicaciones, pero esta vez delante de un juez.

(Silvia Encinar)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: