Elecciones generales de Brasil

ELECCIONES GENERALES DE BRASIL.
>>Lula da Silva cede el protagonismo a su candidata Dilma Rousseff, ganadora de las elecciones 2010.

Las elecciones generales de Brasil de 2010, se realizaron el día 3 de octubre, con segunda vuelta el día 31 del mismo mes. La ganadora Dilma Rouseff del Partido de los trabajadores y aliados es quien a remplazará al presidente de Brasil Luiz Inácio Lula Da Silva.
Se había adelantado que las elecciones presidenciales de Brasil 2010 iban a ser reñidas, y así también se reflejó en el resultado entregado al final del día de votación (3 de Octubre 2010), cuando el 95,01% de las votaciones (129.024.585 votos) estaban a disposición del Tribunal Superior Electoral de Brasil (TSE).

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, se despidió del cargo con un índice de aprobación del 87 por ciento, el mayor que ha registrado hasta la fecha, según un sondeo de Ibope realizado a petición de la Confederación Nacional de Industria (CNI). El 81 por ciento de los brasileños confiaba en Lula de ahí su elección de votar a Dilma, mientras que el 80 por ciento aprueba la gestión del Gobierno.
Por otro lado, un 62 por ciento opina que la presidenta electa, Dilma Rousseff, dirigirá un Ejecutivo bueno o excelente, mientras que un 18 por ciento cree incluso que su administración mejorará a la última de Lula. Hasta el 58 por ciento prevé que será igual y un 14 por ciento vaticina que habrá un empeoramiento.

Finalmente el resultado de las elecciones se conocieron el día 1 de Noviembre, mostrando como ganadora a Dilma Rouseff. Sin embargo el relevo de la presidencia no tendrá lugar hasta el 1 de enero.
Así como Lula fue el primer obrero en llegar a la Presidencia del país en las elecciones de 2002, Rousseff, su elegida como heredera política, es la primera mujer elegida para gobernar el país y lo logró nada menos que con casi 56 millones de votos, que suponen el 56% del censo. Como así afirmó al publicarse sus primeras declaraciones como futura presidenta de Brasil :”Esta elección es una demostración del avance del país, que por primera vez será dirigido por una mujer”, Con lágrimas en los ojos, dijo que su victoria supone la “misión más importante” y “difícil” de su vida y registró, como el primero de sus compromisos, el de “honrar a todas las mujeres para que este hecho inédito de hoy se multiplique” en toda la sociedad brasileña. “Quiero que los padres y las madres miren hoy a sus hijas y les digan que una mujer puede ser presidenta de Brasil”.
Lula cede el protagonismo por su parte a la que a sido su candidata durante estas elecciones.
Lula, el gran protagonista de la campaña electoral de Rousseff, que llegó a aparecer hasta cinco veces por semana en mítines junto a su candidata, optó ayer por dejarle todo el protagonismo a quien tuvo como ministra de Minas y Energía primero y de la Presidencia después.
Dila ha prometido honrarle a su antecesor, el que fuera el mejor presidente de la historia de Brasil.

Por otro lado, en su lista de promesas, aseguró que garantizará el derecho a la opinión y la expresión, el empleo ,la vivienda digna, la paz social y las más absolutas libertades de prensa, de religión y de culto.
Así como erradicar la pobreza y realizar un llamamiento a todos los trabajadores y empresarios del país a colaborar con su Gobierno para un mayor avance económico. Puesto que desde el punto de vista del PIB (Producto Interno Bruto), Brasil es la séptima potencia económica en el mundo pudiendo superar a Italia (2020), Alemania (2029) y Japón (2034).
Mantener la economía de Brasil no es sencillo, actualmente son los más grandes productores de azúcar, café, naranjas y hierro, aunque también se destacan por poseer un nivel tecnológico importante en el sector aeronáutico, productos cosméticos, entre otros. Bajo una mirada estrictamente económica, Brasil es tan grande que sólo en el 2009 el Banco de Desarrollo brasileño facilitó a compañías nacionales 76 mil millones de dólares en préstamos, mientras que el Banco Mundial sólo entregó 59 mil millones de dólares en crédito en todo el planeta.

Mientras tanto la oposición, encarnada por el candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña, José Serra, derrotado en las urnas, dijo que pretende “extenderle la mano” sin “discriminación”, porque será “la presidenta de todos, respetando las diferencias de opinión.