Se relajan las tensiones en las fronteras del Mar Amarillo

La agencia estatal de noticias surcoreana, Yonhap, informó de que el ministro de las Fuerzas Armadas Populares del régimen comunista, Kim Young-chun, envió un telegrama al titular surcoreano de Defensa, Kim Kwan-jin, con el objetivo de intentar reabrir las negociaciones entre oficiales de alto rango de ambos países, detenidas desde el ataque norcoreano a la isla de Yeonpyeong, en el Mar Amarillo el 23 de Noviembre del año pasado, en el que murieron cuatro surcoreanos.

Aunque la primera reacción de Séul fue de desconfianza y la propuesta fue acogida con frialdad, tanto Corea del Sur como EE.UU, su principal aliado, accedieron a llevar a cabo las negociaciones siempre que Corea del Norte se comprometiera seriamente con el proceso de paz y demostrara con acciones concretas su voluntad de diálogo. Leer más de esta entrada

Estados Unidos amenaza a China con aumentar el número de militares en el noreste asiático

Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, advierte a China de que si Hu Jintao no aumenta considerablemente su presión sobre Corea del Norte, éste enviará más tropas a Asia con el objetivo de prevenir un posible ataque de Corea del Norte en suelo norteamericano, tal como señala un alto cargo de la Administración Obama en una entrevista concedida a el ‘‘New York Times”. De esta forma Estados Unidos refuerza su posición, al igual que el resto de la comunidad internacional, ante el atentado provocado por Pyongyang a una isla surcoreana el mes de noviembre. De esta forma, Estados Unidos pretende que China deje de ser el único país que apoya a Corea del Norte, la cual ha propuesto recientemente una reunión entre los ministros de defensa de ambas coreas con el objetivo de reducir las tensiones.

No es la primera vez que Estados Unidos lanza esta advertencia a China ya que en el pasado mes de diciembre, Obama hizo la misma declaración por vía telefónica. Esta nueva advertencia fue dada el pasado martes durante una cena que mantuvieron en privado Hu Jintao y Barack Obama en Washington. Obama señaló que tendrá que tomar medidas a largo plazo tales como el incremento de las tropas en el territorio así como de las maniobras militares. El sentido de estas maniobras sería advertir a Pyongyan de que cualquier intento de ataque sería respondido con dureza por parte de los Estados Unidos. Hemos de recordar que esta clase de advertencias tienden a irritar a China, tal y como sucedió el pasado año cuando Estados Unidos envió a la zona el portaaviones ”George Washington” para llevar a cabo maniobras conjuntas con Coreas del Sur tras el ataque de Pyongyang.

Según los datos recogidos por las fuerzas de seguridad estadounidenses el peligro de un ataque por parte de Corea del Norte se concentra en tres focos: el programa de enriquecimiento de uranio, la producción de bombas de plutonio y el desarrollo de misiles balísticos intercontinentales. La próxima semana tendrá lugar la llegada de una delegación, presidida por el vicesecretario de Estado, James B. Steinberg, a Tokio y a Seúl con el objetivo de informar sobre las conclusiones obtenidas de la reunión entre Hu Jintao y Barack Obama.

La reacción de Hu Jintao ante los planes de Estados Unidos es aún desconocida. Sin embargo en el Consejo de Negocios China-Estados Unidos Hu Jintao declaró que el mantenimiento de unas buenas relaciones entre ambos países pasa por el reconocimiento por parte de Estados Unidos de la soberanía china en casos como los de Taiwán o el Tíbet. Asimismo declaró: ”Está claro que nuestros dos países nunca han tenido tantos intereses y responsabilidades comunes como ahora”. De esta forma queda abierta la puerta al diálogo entre estos dos países para tratar temas como la crisis de las dos coreas, el cambio climático o el programa nuclear iraní.

Corea del Norte continúa con su carrera armamentística

Según informó el periódico surcoreano Chosun Ilbo, el servicio de inteligencia de Corea del Sur tiene sospechas de que Corea del Norte está excavando un túnel en el que podría realizar una prueba nuclear subterránea y burlar así a los países formantes de las negociaciones a seis bandas que tratan el tema de su armamento nuclear.

Los servicios de inteligencia surcoreanos detectaron en Puggye-ri, en el norte de la provincia de Hamgyong, en Corea del Norte, una excavación de alrededor de 500 metros de profundidad, la mitad de lo necesario para realizar una prueba nuclear subterránea. También se sabe que los norcoreanos avanzan con mayor rapidez que al principio en esta perforación, acelerándola incluso en el invierno cuando es mucho más difícil profundizar por la congelación del suelo. Corea del Sur cree que el túnel podría llegar a la profundidad de 1 kilómetro entre marzo y mayo, fechas en las que podría tener lugar la tercera prueba nuclear realizada por el régimen dictatorial norcoreano.

Los servicios de inteligencia de EEUU y de Corea del Sur también creen que el régimen podría estar ocultando otras plantas de enriquecimiento de uranio, entre 3 y 4, más allá de la única central conocida, la central de Yongbyon. Si la existencia de estas centrales se verificase, que prácticamente ya está hecho, supondría un acto más por parte del régimen norcoreano de desacuerdo con el plan de desarme nuclear que la comunidad internacional tiene pensado para el país asiático, y un acto para demostrar que el aislado país comunista aún tiene un gran poder militar con el que hacer frente a cualquier amenaza.

Leer más de esta entrada

La amenaza de Corea del Norte sigue en pie

Corea del Norte culpa a Estados Unidos y a Seúl del ataque del pasado 23 de noviembre sufrido por la isla surcoreana de Yeonpyeong. Además, asegura que mientras Seúl y Washington permanezcan con una actitud negativa hacia él, el peligro ante un nuevo ataque se mantendrá vigente.

Yeonpyeong recibió un inesperado ataque en el que murieron dos militares y dos civiles, mientras que otros 18 resultaron heridos.

Ante este hecho, los aliados de Corea del Sur, Estados Unidos y Japón, mostraron su apoyo e iniciaron una serie de maniobras conjuntas.

Pyongyang opina que los ejercicios realizados por Seúl cerca de sus territorios son una clara provocación. Aparte le acusa de no prestar atención a sus intenciones de alcanzar la paz.

A esto le añadimos la exigencia de Corea del Norte para el cumplimiento de las ayudas humanitarias a su régimen acordadas en la última cumbre intercoreana celebrada en los días 2 y 4 de octubre de 2007. En la que se trató diversos temas como la búsqueda de la paz, la creación de un área de pesca común en el mar amarillo para evitar enfrentamientos accidentales etc. Afirma Pyongyang que el incidente ocurrido el pasado mes de noviembre no se hubiera producido si Corea del Sur hubiera cumplido su parte.

Para mayor irritación, el régimen del Norte reivindica el Sur como parte de su territorio.

Según el régimen del norte, las fronteras fueron establecidas por Estados Unidos al finalizar la guerra (1950-1953). Corea del Sur responde afirmando que Corea del Norte ya reconoció la frontera en un acuerdo en 1992.